Venres. 23.02.2024

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil (CHMS), José Antonio Quiroga; y el subdelegado de Gobierno, Emilio González; participaron en la presentación del nuevo Plan Especial de Sequía (PES) de la demarcación hidrográfica con una jornada técnica. En ella participaron representantes de las diferentes administraciones públicas, gestoras de abastecimientos y usuarios de diferentes sectores socioeconómicos, entre otros.

Quiroga aprovechó su intervención para señalas que el actual año hidrológico en la demarcación de la CHMS hay una situación de "normalidad". "Se espera que no surjan problemas en los abastecimientos que acaecieron el pasado año", añadió. También recordó la importancia de que las entidades locales, competentes en el abastecimiento del agua, mantengan "en buen estado sus infraestructuras de forma que las pérdidas se reduzcan al máximo para lo que es necesario un apoyo decidido a los municipios".

Pese a que la situación de abastecimiento es mejor este año, Quiroga resaltó que es importante concienciar sobre un uso racional y responsable del agua, "ya que estamos ante un recurso limitado, necesario y dependiente de las condiciones climáticas", señaló.

Situación hidrográfica en la zona del Miño-Sil
Situación hidrográfica en la zona del Miño-Sil.

 

En cuanto al Plan Especial de Sequía, este sustituirá al que está actualmente vigente desde diciembre de 2018 y se encuentra en consulta pública hasta el próximo 30 de junio. En él se describen las características y peculiaridades de cada una de las unidades territoriales en las que se divide la demarcación, para el diagnóstico de la sequía prolongada y la escasez coyuntural, claves para detallar los indicadores e índices de estado utilizados para ello.

Estos indicadores están basados en los registros acumulados de precipitaciones, aportaciones y reservas en embalses y, a partir de ellos, mensualmente, se publica en la web del organismo el escenario en que se encuentra la demarcación en cada momento. Además, se hizo hincapié en las medidas de gestión a tomar en cada escenario diagnosticado, que van desde el seguimiento, el ahorro y la concienciación, hasta las limitaciones al uso en los escenarios más desfavorables.

En esta jornada también pusieron de manifiesto las previsiones sobre el impacto del cambio climático en los recursos hídricos, ya que se prevén sequías más intensas, frecuentes y duraderas a lo largo de este siglo. La eficiencia en el uso de los recursos será "fundamental" para poder satisfacer las demandas de los diferentes sectores socioeconómicos y así lograr “hacer más” con menos recurso y menos impacto. "Los nuevos PES aplican la experiencia de los últimos años para mejorar, cuando es necesario, el sistema de indicadores/definición de escenarios/medidas", explicó Carlos Ruiz, jefe de la Oficina de Planificación Hidrológica.

Ruiz incidió en que hay que tener muy presentes las implicaciones derivadas de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, incorporando indicadores de riesgo, exposición y vulnerabilidad. Se precisa una mejor caracterización y definición y, en general, una mayor atención a los sistemas de abastecimiento urbano, en particular aquellos que atienden a una población superior a 20.000 habitantes. También habló de un Plan de Emergencia, a desarrollar por la autoridad competente (administración local); o la utilización de herramientas de apoyo comunes para el ajuste, validación y coherencia de los indicadores de sequía y escasez, y para la evaluación de impactos socioeconómicos y ambientales.

NOTICIAS A LIMIA | La Hidrográfica descarta que se repitan los problemas de...