sábado. 13.07.2024

El despacho del presidente de la Xunta acogió esta mañana una reunión en la que participaron el titular del Gobierno gallego, Alfonso Rueda; el presidente de la Diputación de Ourense, Luis Menor; la directora general de la Agencia Gallega de Desarrollo Rural, Paz Rodríguez; el alcalde de Xinzo, Amador Díaz; y representantes de la Comunidad de Regantes de la Limia, encabezados por su presidente, Amador Saborido.

Al finalizar el encuentro, que todos los participantes calificaron de positivo, el presidente provincial afirmó que el proyecto de modernización del regadío de la Limia "es un proyecto estratégico en el ámbito rural para Galicia y especialmente para la provincia de Ourense".

Se trata de una obra que, con todos los costos, se aproxima a los 50 millones de euros, una inversión muy importante en la que están implicados el Gobierno Central y la Xunta, y donde colabora la Diputación para aportar los recursos necesarios para culminarla, lo que dará lugar a 4.000 hectáreas de regadío en una comarca destacada y eminentemente agrícola.

Luis Menor, Alfonso Rueda, Amador Díaz y Amador Saborido.

 

Menor relató que había ciertas dificultades porque el Gobierno Central se niega a asumir ciertos costos como el IVA, "algo que ya ha hecho en otros lugares, y lo reclamaremos. Como no podemos poner en peligro este proyecto, garantizamos que la Xunta y la Diputación asumirán esos costos si finalmente el Gobierno Central no lo hace", proclamó el presidente provincial. "Damos total seguridad de que este proyecto será una realidad. Ese es el compromiso que hoy adquirimos".

Compromiso firme

 

En este sentido, la directora general de la Agencia Gallega de Desarrollo Rural, Paz Rodríguez, suscribió las palabras de Menor y manifestó que el compromiso de Alfonso Rueda y de la Xunta de Galicia es claro y notorio, "prueba de ello son las inversiones que hemos realizado, casi 7 millones de euros para poner en funcionamiento 40 pozos de regadío, imprescindible para acometer la modernización del regadío de la Limia".

Así, la directora general recalcó que "por eso solicitamos al Gobierno Central que se comprometa. Si hacen un esfuerzo y tienen voluntad, pueden asumir el IVA, así como facilitar trámites administrativos para poder ampliarse y llegar a más puntos. La Xunta estará siempre al lado de los regantes".

Por su parte, el presidente de la comunidad de regantes, Amador Saborido, señaló que "este viaje a Santiago fue más que satisfactorio", recordando que A Limia "es la comarca agrícola más importante de Galicia, no debemos dejar pasar esta oportunidad. Sin el apoyo de la Xunta y la Diputación este proyecto podría tambalearse. Esta obra supondrá un antes y un después para nuestra comarca agrícola".

La Xunta y la Diputación de Ourense aseguran la modernización del regadío de A Limia