martes. 28.05.2024

El BNG de Trasmiras, con cuatro ediles en la oposición y solamente superado en uno por el grupo de Gobierno, ha tomado la sana costumbre de transmitir los plenos de la Corporación municipal. Los cara a cara entre la portavoz de la formación nacionalista, María do Mar Alonso, y el regidor local, Emilio José Pazos Ojea, llegan a poner "ojiplática" hasta a la mismísima secretaria municipal. 

Con sus retransmisiones hemos podido conocer algunas de las irregularidades que, a juicio de la oposición al Partido Popular, se están cometiendo "por orden del señor alcalde, que se ha convertido en un pequeño dictador", asegura la portavoz del BNG, María do Mar Alonso.

Pagos por carpas perdidas

Según la edila nacionalista, el Concello de Trasmiras ha llegado a abonar facturas por trabajos no realizados. Llevan varias sesiones plenarias, por ejemplo, requiriendo que se le determine el lugar exacto en el que se instaló una carpa contratada a la empresa de un familiar de uno de los componentes de la lista popular, porque nadie la vio ni aparece en ninguno de los documentos gráficos y audiovisuales de la andaina celebrada en el mes de noviembre, para cuyo objeto fue, supuestamente, contratada. 

Depuradoras sin mantenimiento

Cerca de mil euros fue también la sanción, "la primera de muchas que vendrán", dice María do Mar Alonso, que el Concello de Trasmiras abonó por los vertidos ilegales de la estación depuradora de Abavides, resultante de "una falta evidente de mantenimiento", apunta la concejala. 

Productividades discutidas y discrecionales

También tiene el alcalde popular, Emilio Pazos Ojea, contentos a gran parte de sus colaboradores más inmediatos. Varios de ellos han firmado un recurso de reposición a su decreto en el que reestableció productividades con carácter lineal a todos los trabajadores, esto es, cobrará el mismo suplemento una trabajadora del Servizo de Axuda no Fogar que funcionarios de mayor cualificación técnica: "Hay trabajadores en el Concello que han dejado de percibir 600 euros por decisión del alcalde", asegura María do Mar Alonso. 

Emilio Pazos, alcalde de Trasmiras (3)
Emilio Pazos, delante del centro de salud que el pasado invierno presentó importantes deficiencias en materia de acondicionamiento térmico. 

La APLU "sobrevuela" una casa con licencia de galpón

Y, para cerrar el melón abierto con la entrevista de la nacionalista y los últimos plenos en el municipio, sobrevuela sobre el Concello un soberano zasca de la Axencia de Protección da Legalidade Urbanística, esa suerte de organismo público de la Xunta de Galicia que vela por el cumplimiento de la ley en suelo rústico.

El actual regidor, Emilio José Pazos, dejó que un vecino levantase una vivienda en suelo no urbanizable en la localidad de Escornabois, la misma que lo vio nacer. La denuncia de una vecina acabó poniendo en cuestión la licencia otorgada por el Concello que preside desde 2006 el alcalde que le susurraba a los caballos en el hipódromo propiedad -hasta que su gestión acabó siendo privatizada- de la Deputación de Ourense y en el que, como así denunciaron los medios de entonces, había más personal laboral que equinos. Ahora, la APLU ha pedido que el pleno se ratifique en el acuerdo tomado por la junta de Gobierno popular. 

La falta de servicios también es otro de los puntos que, de soslayo, aparecieron en el pleno del pasado viernes. Una sucursal de una entidad bancaria, que tenía como agente a la hermana política del regidor, lleva desde antes de los comicios del pasado mayo del 2023 cerrada. El personal sanitario del centro de salud llegó a vestirse, este invierno, con pasamontañas, gorros y plumíferos para prestar sus servicios dadas las deficientes condiciones que presentaba el centro de salud. 

Manuel Baltar y Emilio Pazos firmaron o acordo de colaboración entre a Deputación e o Concello de Trasmiras.
Manuel Baltar y Emilio Pazos, tras la firma de uno de los acuerdos, alguno de ellos todavía por ejecutar, como el de la residencia de mayores, que lleva cuatro mandatos prometida. 

El fantasma de la moción de la censura

No es de extrañar, por todo lo anterior (y más) que sobrevolase -¿recuerdan el anuncio de construcción en Trasmiras de otra base estadounidense en territorio europeo de aviones militares no tripulados?- el fantasma de la moción de censura poco antes de las elecciones del año 23 que acabaron con el por entonces teniente de alcalde fuera de la última de las listas del PP local. José Manuel Baltar envió incluso un vídeo a Emilio José Pazos respaldando su candidatura y mostrándole todo su apoyo, además de ratificarlo como cabeza de lista. Pazos Ojea le pagó con otra moneda bien distinta. 

Trasmiras: carpas fantasma, licencias de galpón a viviendas, conflictividad laboral y...